Rocco Almanza

Ataque 76, apuntes hacia el autismo parcial

por SERGIO ERNESTO RÍOS

Rocco Almanza (Toluca, México, 1976) no usa la cotidianidad como generador de su obra, la realidad no le provoca efectos secundarios, a nivel profundo se trata de un gran malestar, hablamos de un acto de posesión, de un endemoniado, de una exagerada y rebosante interioridad devuelta a la superficie. Sus dibujos plantean una y otra vez la misma escena, bajo un pulso naturalista y firme: cráneos, trepanaciones, manos, huesos, fragmentos monocromáticos, animales ensayados en un largo autismo, flores claras del limbo, eslabones siempre de la descomposición. Es el equivalente de Óscar del Barco, un poeta argentino que conjura desde su Córdoba natal una fiera progresión de palabras desordenadas, punzantes (casi evangelios apócrifos) y un grave principio de crueldad. La crueldad como principio protector del hombre. O su reverso, el dolor como armadura secundaria, inútil.

El espacio es un claustro inalterado con una puerta condenada, el claustro es una pesadilla, la puerta condenada es un pasaje roto, la soledad de súbito volátil, dualidad del solitario. En pocas palabras: el hombre solo explora lugares que el hombre común rara vez entreve, entreabre.

¿Qué articula la originalidad en la obra de Rocco Almanza? Hay un alarde formal a simple vista, no adiestramiento, no retórica; trazos epidérmicos sí, ha colapsado representaciones mentales, parece decirnos "este colapso, este choque incluye mi destrucción, estoy montado en la hélice, pon atención en la mirada, esta mirada es una versión de la máscara, es una coraza egipcia, un perfil derrotado".

A últimas fechas la obra de Rocco Almanza se dirige a la abstracción, ignoro qué atisbos le brindará este ejercicio, su línea se mantiene intacta, como un vicio aprendido en la infancia. También ha practicado la fotografía con la misma visión lúgubre, envolvente y tristísima, recuerdo la de una muñeca desgreñada, encima de una tumba, como si naciera de un desastre. En cualquier caso, en ello cifra su voltaje radical. LC


AbstrAcción No. 3.

AbstrAcción No. 4.

De la serie retazos de un recuerdo 14,
60 × 40 cm, mixta.

De la serie retazos de un recuerdo 11,
60 × 40 cm, mixta.


Regresar al sumario
Volver a página principal