¿Qué es la Tesis?

La Tesis y el Proceso de Formación Académica

La tesis es un trabajo académico resultado del proceso de formación que todo estudiante inicia desde su ingreso a la universidad. Quien realiza una tesis ha de ser capaz de reflexionar y de investigar un problema teórico o de la realidad.

Algunos consideran la tesis como un obstáculo para obtener un documento y otros como una opción de formación adicional.

La tesis vista desde la perspectiva credencialista, es considerada como un trámite administrativo pero que, de ser posible, se busca evadir.

En cambio si la visualizamos como parte inherente de un trabajo académico, es una oportunidad para satisfacer nuestro deseo de formarnos personalmente.

La realización de la tesis da al universitario la oportunidad de efectuar una lectura de la realidad que rompa con los parámetros de una sola visión. Implica el desafío de desarrollar una respuesta ante una situación generalmente aceptada. Esto conlleva siempre el riesgo de la equivocación.

La tesis se fundamenta en la investigación lo que implica el desarrollo de ciertas habilidades desde el inicio de los estudios. Exige ir más allá del solo tomar apuntes. La investigación es el medio para lograr un conocimiento científico, a partir del cual es posible comprender y explicar la realidad y así encontrar los mecanismos para su transformación.

Para fortalecer la investigación, una de las tareas centrales de la universidad, es necesario propiciar la comprensión y la integración de los conocimientos, así como desarrollar habilidades intelectuales para pensar y estimular la creatividad.

Parménides dice: " pensar es también ser". La pérdida de la audacia en el pensamiento del hombre es también su muerte.

La Ética en la Tesis

La tesis tiene por objeto la búsqueda de la verdad y, en en cuanto tal, le corresponde una dimensión ética.

En nuestro modelo científico, la orientación pragmática se impone como único valor. Sin embargo, le antecede la búsqueda de la verdad que es una actitud recta, es una virtud anexa a la justicia, es una virtud social. La verdad no es un compromiso consigo mismo solamente, sino que es la comunidad humana la que tiene derecho estricto a que no se falsifique el conocimiento. La tesis con la que concluimos un ciclo de estudio no es un asunto meramente individual. Al ser fruto de una investigación, entra en la categoría de respuesta a la demanda humana, individual y social, de conocimientos.

El trabajo de tesis no tiene por única finalidad la aplicación práctica, sino la demostración del amor al conocimiento que proporcionará a su autor una visión del universo, una comprensión de la verdad científica y un sentido de la objetividad. El fruto final será la liberación personal: objetivo que persigue ante todo la universidad.

Ninguna verdad permanece en un ámbito puramente teórico o impersonal, porque toda verdad tiende hacia la comunicación y nutre la comunicación. Por esta razón, la investigación científica es un eslabón en la construcción humana. Conocer una verdad científica, social o filosófica implica la necesidad de afirmarla. La verdad permite el diálogo, crea la reciprocidad y posibilita que las personas se comuniquen entre sí.

El privilegio de que gozan los intelectuales en su búsqueda de la verdad implica un compromiso de respuesta: devolver a la comunidad los bienes intelectuales que han adquirido. La fuerza moral más alta no se encuentra en el esfuerzo de perfección personal, sea ésta moral o intelectual, sino en un servicio desinteresado al bien común.

El sentido del honor está constituido por el respeto que se merece la persona. El respeto de sí mismo y el respeto del otro están en el origen de esta cualidad. Este honor, para el estudiante ante el trabajo de tesis, se construye en las prácticas honestas de la investigación: el respeto de las fuentes consultadas, la verdadera justificación de las afirmaciones, la asunción de la propia responsabilidad en las argumentaciones aportadas, la aceptación de los propios límites, ante la tentación de apropiarse del trabajo ajeno.

El intelectual no se contenta con proyectos vagos, sino que los atiende con precisión. La calidad de la presentación de la obra es la manifestación de este amor al estudio.

La investigación que conduce a la tesis es habitualmente un trabajo individual sin embargo, ninguna actividad humana es absolutamente aislada de la actividad y de la presencia de los demás.

Una primera actitud respetuosa es descubrir el capital científico o humano adquirido y valorarlo. Es saber criticarlo también, para que avance la ciencia. Por lo contrario, robar los avances ajenos, defender una prioridad temporal injustificada, impedir el trabajo del otro son prácticas que nos alejan de una auténtica búsqueda de la verdad y de una actividad humana al servicio de la comunidad.

La ética que sostiene el trabajo de tesis es garante de una actividad intelectual seria. La calidad académica es concomitante de la calidad ética. El hombre es falible por lo que no podemos valorar solamente los resultados obtenidos, porque pueden ser equivocados o negativos. La intención y la corrección continua de esta intención son responsabilidad del que busca la verdad como meta de su quehacer académico. La ética no es un añadido que podemos obviar. Es constitutiva de la vida intelectual.

Requisitos Académicos

Los requisitos académicos son de dos clases: institucionales y personales.

A la institución le corresponde organizar su propia infraestructura, es decir, edificios, espacios, bibliotecas, laboratorios, computadoras, planes de estudio y administración. Sin embargo, su función no se agota ahí. A ella le compete sustancialmente aportar los elementos necesarios para el desarrollo de la formación académica.

Si consideramos que la vida universitaria es ante todo un camino académico que culmina, en su primera etapa, con la tesis de licenciatura, entonces es a la universidad a quien le corresponde proporcionar los medios adecuados para que este proceso llegue a su culminación.

El procedimiento para la realización de una tesis se encuentra normado institucionalmente por un reglamento o manual de titulación.

Este reglamento tiene una función doble. Por una parte, es un marco legal y, por otra, es, implícitamente, un marco ético. Para el segundo caso, el reglamento es el lugar donde se objetivan los valores generales que guían el quehacer y la vida de la universidad. Es por ello que la ética juega aquí un papel fundamental, pues es desde los valores universitarios donde se establecen los parámetros que guiarán los mecanismos administrativos y académicos necesarios para la elaboración de la tesis.

En los requisitos personales el proyecto académico exige que el estudiante vaya alcanzando la madurez intelectual que le permita asimilar y expresar de modo personal y creativo el conocimiento que se le ha proporcionado. Es por ello que esta opción nos impele a pensar en nuestras capacidades, aptitudes y compromisos para la realización de nuestro proyecto académico.

Precisamente, hemos de comprender que la opción terminal es el medio que la universidad nos ofrece para demostrar públicamente nuestra capacidad de investigación, en donde se conjuntan al mismo tiempo la capacidad reflexiva, de lectura, escritura y expresión.

Otro de los requisitos académicos es la capacidad teorética, donde el estudiante universitario adquiere el talento para elaborar un trabajo rigurosamente teórico que le permita relacionar su tema con otros aspectos del conocimiento, con el contexto social en el que vive o al que hace referencia y lanzar prospectivas prácticas.

El trabajo de tesis ha de ir respaldado por una lectura asidua, pues se requiere de lectores que gusten y tengan este hábito. Sin embargo, esto no es suficiente. Es preciso aprender a leer con espíritu analítico y crítico, de manera que seamos capaces de plasmar nuestro propio pensamiento.

Sabemos del problema que hemos de afrontar cuando tenemos que escribir una tesis. También estamos conscientes de la necesidad de escribir correctamente lo que queremos decir. Pero esta habilidad no se obtiene sino a través del ejercicio constante. Por eso, debemos ejercitarnos durante toda la carrera escribiendo, redactando y corrigiendo cada uno de los ensayos que tenemos la oportunidad de elaborar.

Otra de las habilidades prácticas necesarias para la elaboración del trabajo de tesis es el saber elegir la bibliografía adecuada para el desarrollo completo y actualizado del tema que se ha decidido investigar.

La emisión de un título por parte de la universidad es considerada como la consecuencia natural y el evento final que conlleva una carrera en los niveles de licenciatura, maestría y doctorado.

Modalidades de la Tesis y de Grados Académicos

La tesis de cada nivel requiere de un trabajo de investigación, aunque la calidad de ésta varíe de acuerdo con el grado a obtener. Ni siquiera una tesis de licenciatura es una mera recopilación de datos. Hace falta una reflexión y un juicio de acuerdo con ciertos criterios, que se vinculan con la academia y, posiblemente, con el ejercicio profesional también. Esto es lo que distingue una tesis de grado de un mero ejercicio técnico.

Evidentemente las cualidades que se buscan en una tesis van a variar de acuerdo con el nivel a otorgar; y éstas tienen que vincularse con las características de los estudios realizados.

A nivel de licenciatura los estudiantes deben ser capaces de encontrar más de una respuesta para sus dudas. Entonces tienen que considerar las varias respuestas posibles, contextualizarlas dentro de sus conocimientos, reflexionar sobre todas las posibilidades y llegar a un juicio final sobre cuál les parece ser la respuesta más apropiada para la situación analizada, por supuesto con sus explicaciones.

Una tesis de licenciatura, entonces, se caracteriza por considerar algún problema vinculado con alguna materia dentro del plan de estudios; se examina de manera teórica y posiblemente de manera empírica también. Después de esta etapa, es cuestión de que el tesista emplee su juicio, su experiencia y sus conocimientos para seleccionar la explicación más convincente.

Los estudios de maestría representan una reflexión profunda acerca de un conjunto de conocimientos más reducido. Tienen que entenderse en términos de un cuestionamiento riguroso acerca de algunos fenómenos y sus explicaciones teóricas; lo cual nos conduce al planteamiento de que la característica de una maestría es la habilidad de formular preguntas y cuestionar supuestos. Esto no implica que se olvide de la conveniencia de encontrar las respuestas también, pero lo principal es el cuestionamiento, sobre todo de los conocimientos y teorías establecidas.

Por lo tanto, en una tesis de maestría se reflexiona profundamente acerca del sentido que debe darse a alguna temática. Esto se hace a través de una problematización en términos abstractos - o sea un cuestionamiento de los aspectos del problema y lo que significan.

Aunque el doctorado se define muchas veces como un grado fundamentado totalmente en la investigación, que llega hasta la frontera de los conocimientos, un doctorando tiene que cuestionar constantemente todos los supuestos. La característica esencial es la reflexión abstracta. Por supuesto, esto se ubica dentro de alguna teoría.

Una tesis doctoral se caracteriza, entonces, por el juego que se ve entre las teorías, los datos empíricos y especialmente los conceptos que se manejan. La problemática a estudiar se desglosa constantemente de varias maneras, hasta que se llegue a una resolución satisfactoria. Y esta solución necesariamente tiene que ser novedosa.

En muchos casos, según el campo disciplinario, la tesis doctoral cuenta con datos empíricos, que pueden ser hasta entonces desconocidos. Pero es el manejo de los conceptos - en su precisión y redefinición - lo que puede explicar el mundo de una manera novedosa y con esto crear algunos conocimientos nuevos. En este nivel, no es suficiente el aportar nuevos datos, porque esto es bastante difícil y hasta imposible en algunas disciplinas. Lo importante es la manera de entenderlos y esto implica la creación de nueva teoría. Aportar nuevos datos o establecer nuevos "conocimientos" deben insertarse en las correspondientes explicaciones teóricas.

Las características que hemos planteado son las mínimas a exigir. No obstante, con nuestra esquematización queremos reconocer que posiblemente una tesis de un grado permita ver algo de lo que hemos planteado para caracterizar el grado superior.

Ética Institucional y Responsabilidad Social

La universidad se proyecta en su calidad. Esta se manifiesta, entre otros, en la tesis que los estudiantes realizan como parte de su formación académica o profesional. Este trabajo es entregado a la sociedad como demostración de la capacidad adquirida en las aulas. La universidad avala así, al otorgar el grado o el título, la competencia del egresado para que la sociedad lo reciba con confianza.

Para lograr tal objetivo es necesario colocar adecuadamente la tesis en el conjunto de las actividades académicas. Existe una relación directa entre la calidad de la tesis y la calidad de los estudios anteriores, por lo que la acción académica consistirá en elevar el nivel de tales estudios más bien que la de disminuir las exigencias institucionales para la tesis.

La tesis forma parte, y es una parte muy significativa, del desarrollo académico de un estudiante. Es el momento, tal vez sea el único, en el que tiene que reflexionar acerca de algunos problemas y tomar sus propias decisiones. Ahí reside la vinculación entre la formación académica y el ejercicio profesional: la autonomía de pensamiento. Además, es el mecanismo que comprueba ante la sociedad que el egresado es capaz de reflexionar acerca de alguna problemática, de argumentar sus decisiones y expresar ideas por escrito de manera lógica y coherente.

Más aún, en la actualidad se dan casos de instituciones donde se imparten los estudios avanzados en las que los académicos solicitan a los candidatos presentar su tesis profesional para ser analizada. Se observará así la calidad de la tesis para detectar las habilidades desarrolladas por los aspirantes.

Este cambio puede conducir a una distinción oficial en el futuro entre una tesis académica y una "tesis" técnica para el ejercicio profesional. Como esto es ya previsible, es conveniente que los estudiantes actuales estén conscientes de esta distinción en el momento de iniciar el proceso de titulación, si piensan aspirar a los estudios avanzados.

Si este cambio se consolida, debemos reconocer que el aval de un grado académico pasa de la institución que otorga el título a la sociedad o empresa que utiliza los servicios de nuestros licenciados o doctores. En este mismo sentido es previsible que una institución que ofrece estudios de doctorado exija cierto perfil en la formación de los estudiantes de maestría. En caso de no cubrir tales requisitos, los candidatos serían rechazados.

Por este motivo, sobre todo en el contexto de una universidad o carrera en las que también está la dimensión de la formación profesional, tenemos que entender la tesis como la última etapa de una educación formal que acredita al estudiante como universitario académico y a la propia institución como universidad auténtica.

Redactó el Centro de Estudios de la Universidad

Dr. Juan María Parent Jacquemin

Dr. John Farrand Rogers

Dr. Noé Héctor Esquivel Estrada

Lic. Reinalda Soriano Peña

Lic. Emma Irene Pérez Azcué

Toluca, Méx., marzo de 1995



Nos interesa tu opinión:
webmaster@uaemex.mx

Derechos Reservados© UNIVERSITAS-UAEMéx
Inst. Literario No. 100, C.P 50000. Col. Centro.
Toluca, Méx. Tel. (01 722) 2 26 23 00
Última actualización: 31/03/04
DSC